Delfines en el cielo

Resumen

Delfines en el cielo de Rafael Odalis Bautista Ventura Hay amor que debería ser, incluso si viven para siempre.

Hay almas gemelas que acaba de nacer en nuestras vidas para venir a enseñar algo, pero no limitado a, estancia en nuestras vidas, incluso el amor con el alma. Hay karma compañeros para enseñar una lección de vida, tal vez provenir de otra vida, para completar un ciclo que tenemos que repetir sanar el karma que nos queda, a veces para quedarse para siempre, hasta que los demás su propósito de cumplir en nuestras vidas, que no siempre tiene por qué ser una pareja, a veces vienen como su mejor amigo, para algunas personas, estos son los peores.

Tenemos que aprender a lazos estrechos con los gemelos y Karma compañeros de almas, o repetiremos siempre y obligado una y otra vez, o la otra hasta que una vez desprendas por todas que el karma se prolonga en la vida.

archivo

Título: Los delfines en el cielo
Autor: Odalis Rafael Ventura Bautista
Editorial: 13insurgentes
Fecha 1 de enero de, 2020
Tamaño: 0.71MB
ASIN: B07YYMTLLK
Idiomas: Español
Literatura: Aventura Libros
Páginas: 321
El formato de descarga: epub y pdf

El hilo rojo del destino no siempre está ligado a donde creemos que nuestro verdadero amor es, a veces es en la persona que lo cuenta con menos de todo, a veces puede ser cortado y su conversión, y no importa cuántas veces se puede hacer no escapa, aunque los recortes.

Leer el primer capítulo:

He luchado contra todo lo que hay muy poco, en todo caso, y en su lugar
Había renunciado y le dio un lugar en mi vida sin refutar. No fue el de Esther, sin embargo,
Ninguno. Pero el destino y otra vez muestra la lección hasta que la apruebes.

Que había creado de alguna manera la ilusión de Ester, y en cierto modo lo que piensa
El amaba, pero era cobarde para aceptarlo, y de ninguna manera se quería echar a perder o
nuestra amistad.
Estaba pensando más sobre las cosas que nunca había tenido, había recibido ningún niño,
No me había dado mis padres, o personas. Y si bien el espíritu y da sentido
Que necesita y no lo que tiene o ¿todavía muy triste. Estaba siempre en el fondo
Triste.

Si hace una copia de ir había roto el hielo, la chica de la mesa, y ellos hablaron
Se trata de sonreír en medio de ellos, como si se hubieran conocido desde hace algún tiempo. Así que estaba por un tiempo “”
para que pueda hablar con ellos, tal vez lo que necesitamos. Mientras espera, decidí hacer algunas cosas
utilizar el tiempo en mi teléfono. Me gustó tanto que me extremadamente distraído y
inmerso en lo que usted no sabe cuánto tiempo era un viejo amigo que hace tiempo cuando
apeó tiempo no ver delante de mí y agarró mi teléfono en una broma. Nada mas
a menos Camila Wayne.

La única manera que se puede ver que – como ya he dicho, me tiró el teléfono en el pecho.

Tomé rápidamente el teléfono para evitar que se caiga al suelo, y luego la abracé y le di un beso en
Mejilla tomó segundos.

A medida que han crecido! ¡Eres hermosa! – dije, a ver durante su vez sea bueno para ella. –

De repente recibí inesperadamente fuerte empuje en el hombro. Lo último que oí fue una
Golpeado en la cara. Tal Damian Jordan había tirado y me había dejado su cara
sin dar razones.

* * Damian

Después de la conversación que había decidido llamar junto con Camila Carmen I y desayuno. ellos
Se eligió la ubicación. Muy buen hotel, cerca de la participación de la Universidad había comenzado
recientemente. No sabía el lugar en absoluto, así que accedí. Lo menos que se espera
Mañana estaba en su lugar a lo largo de una lucha pone muy caramelizada se encuentran con un hombre para tener
más joven que yo.
Brazos tremenda muestra, la cara del niño, sin ni siquiera empezar a preguntarse qué estaba pasando.
Para ser honesta, estaba sorprendido y decepcionado de mí. nunca tuve
y reaccionado antes.

Lo peor de todo, que este lugar fue la de añadir Carmen y más, el chico que tenía
la cara del partido era su nuevo novio.

¡Eres un idiota! – llamó a las tres chicas al unísono. Uno de ellos era el mejor Vinilady Esther
joven amigo.

Los tres corrieron a ayudarlo, yo era como lo que era malo. El tres
Estaban enojados conmigo, y tenía razón.

¡Lo sentimos! – dije para decirle no hay otras palabras pueden ser encontrados.

Carmen vino a mí y me llevó aparte a un lado de mí que decir. Yo no sabía qué decir, me sentí
vergüenza, yo no sé ni lo que le había golpeado.

¿Estás loco? – Dijo, muy enojado. – ¿Cuánto tiempo tiene que ejecute las personas afectadas?

Delfines en el cielo – Rafael Odalis Bautista Ventura.epub
Delfines en el cielo – Rafael Odalis Bautista Ventura.pdf