To build jQuery, you need to have the latest Node.js/npm and git 1.7 or later. Earlier versions might work, but are not supported. For Windows, you have to download and install git and Node.js. OS X users should install Homebrew. Once Homebrew is installed, run brew install git to install git, and brew install node to install Node.js. Linux/BSD users should use their appropriate package managers to install git and Node.js, or build from source if you swing that way. Easy-peasy. Special builds can be created that exclude subsets of jQuery functionality. This allows for smaller custom builds when the builder is certain that those parts of jQuery are not being used. For example, an app that only used JSONP for $.ajax() and did not need to calculate offsets or positions of elements could exclude the offset and ajax/xhr modules. Any module may be excluded except for core, and selector. To exclude a module, pass its path relative to the src folder (without the .js extension). Some example modules that can be excluded are: Note: Excluding Sizzle will also exclude all jQuery selector extensions (such as effects/animatedSelector and css/hiddenVisibleSelectors). The build process shows a message for each dependent module it excludes or includes. As an option, you can set the module name for jQuery's AMD definition. By default, it is set to "jquery", which plays nicely with plugins and third-party libraries, but there may be cases where you'd like to change this. Simply set the "amd" option: For questions or requests regarding custom builds, please start a thread on the Developing jQuery Core section of the forum. Due to the combinatorics and custom nature of these builds, they are not regularly tested in jQuery's unit test process. The non-Sizzle selector engine currently does not pass unit tests because it is missing too much essential functionality.

Libro El sueño de Agnódice Gratis en PDF, ePub

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Resumen

Descargar El sueño de Agnódice  de Rosaura Hernández Soto Siglo III. C. Un sueño imposible para una mujer; una mujer que no conoce el significado de la palabra imposible.

Atenas Agnodice crece impulsada por el deseo impetuoso para convertirse en un médico, un noble sueño, pero un gran inconveniente: el estudio y la práctica del arte de la medicina está prohibido bajo pena de muerte, las mujeres atenienses. Sin embargo, reconoció que pronto se hizo evidente que un médico no sólo satisfacer sus antojos, pero hacen la diferencia entre la vida y la muerte por sus colegas.

Guiado por los dioses, y de la mano las dos mujeres más importantes de su vida, es el comienzo de una empinada y solitario camino para ser abierto.

expediente

Título: El sueño Agnodice
Autor: Rosaura Hernández Soto
Serie: La médica
Editorial: Ediciones B
Fecha: December 30, 2019
Tamaño: 0.95MB
Idiomas: Español
Literatura: Libros de Amor
Páginas: 213
ASIN: B07QKGFZ1K
El formato de descarga: epub y pdf

Sin embargo, para el puesto de Agnodice únicos hombres que get es una opción peligrosa: el papel de uno de ellos.

Agnodice sueño es una historia de amistad, el progreso, el valor y la lucha, de una vez y tirar que no te dejará indiferente.

Leer el primer capítulo:

L era de la oscuridad de la noche todavía dominante en el cielo de Atenas.
Con la luz de las antorchas, todavía era capaz
distinguir el barco en el que iba a cruzar el Mediterráneo
Alejandría. Mis manos comenzaron a temblar, así que probé

Entrelazado ocultar mi pecho. No era el momento para llamar
Atención. Aquí era conseguir la primera y última oportunidad, lo que
Que más deseaba en la vida, y no lo dejó ir, escape

incapaz de controlar la situación mi nerviosismo. La tripulación había comenzado Cruz
la rampa y bienes fueron entregados casi. pronto
el tiempo que tendríamos que hacer usted mismo. Miré y vi Kissa
su frente goteaba unas gotas de sudor; el mismo que era
inquieto. Cuando se dio cuenta de que con un poco de miedo, vi
un poco convincente sonrisa volvió fulminó el templo
Él fue. Yo quería tomarla de la mano y guiar donde tuvimos

Ya voy. Tal vez fue más prudente, sí; pero en el otro lado del deseo
peligroso para realizar el sueño, un médico en el momento, por primera vez
en mucho tiempo, más de todos mis temores.
¡Oye tú ven aquí! ordenó a uno de los guardias del puerto.
Kissa y vi que era en ese momento.
Viajes, porque en Egipto? Y ¿quién es?

Se Jano Atenas y es Kissa, mi esclavo. Viajamos a Alejandría
Actividades de mi tío, buena Tersipo. Por lo que los productos que hemos dicho,
apuntando a tres cajas de madera que estaban frente a mí. Tomemos, eso es todo
Bien explicado.
El hombre tomó el papiro sellado y después de leer
Guardia cuidadosamente ordenada dice otro de mercancía.-nieto aquí Tersipo vienen a comprobar. Ellos no son nada como su aspecto tío,
¿Ya sabes?

Heredé sus hoyuelos, o la necesidad de atención
trabajar en el extranjero.
Dije de inmediato que se arrepintió, aunque el hombre parece
alojada mi respuesta.

Bueno, espero que tengas mejor suerte con esta descarada
su hija, muchacho contestado, dame una palmada en el hombro.
Me sentía un gran deseo de vencer a la grasa de la cara con el puño, pero el
A principios de la mano Kissa me detuvo.
Se puede subir a bordo. El oficial le acompañará a ser
Cabina en los próximos días. No es un lujo, pero se necesita más
Yo nado. Mareéis ninguna esperanza.

El guardia se volvió sobre sus talones y Kissa, con un suspiro de alivio
en cuenta que hemos pasado el primer obstáculo.
Un mal olor pequeña cabaña, a la espera de los fondos bajo el puente
el barco. En una esquina que hemos establecido el tronco, que contiene nuestra
pocas pertenencias y residencia a medio llenar. me senté
Kissa y se extendió en el suelo, en su túnica. A una orden del oficial
Tripulación tome su lugar y el barco comenzó su movimiento lentamente.
Los gorjeos de fluctuación más pronunciada que la que dejamos

Anchorage, así que tenía que pegarse a la pared para no caer sobre mi
Niñera, que ya había comenzado sus oraciones. Mirando a través de la pequeña
Ventana que tenía la espalda, no pudo reprimir el impulso de dejar de fumar
Aun a sabiendas de despedida al único lugar que había conocido en mi vida,
las órdenes oficiales desobedientes. Así que me fui murmurando Kissa
como un loco y yo fuimos al puente.

El sueno de Agnodice – Rosaura Hernandez Soto.epub
El sueno de Agnodice – Rosaura Hernandez Soto.pdf

Ir arriba