Libro Ipsa Gratis en PDF, ePub

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Resumen

Descargar Ipsa de atalí Pignanelli Lucía Bruno Dante y Harper fueron nacidos en países diferentes y hablan idiomas diferentes, pero tienen un pasado en común: los dos pasos a través de la pérdida, sobrevivieron.

El caprichoso destino decidió un día suceda para sanar esa parte que completa no sabían que se estaban perdiendo. Golpearon a sus mundos y poner las piernas a ser alta, nunca será lo mismo.
Desde aquel fatídico día, era el amor de su historia. Siempre.

expediente

Título: Ipsa
Autores: Natali Pignanelli-
Editorial: Ediciones Versátil
Fecha: December 30, 2019
Tamaño: 0.97MB
ASIN: B08374MMCM
Idiomas: Español
Literatura: Libros de Amor
Páginas: 214
El formato de descarga: epub y pdf

Leer el primer capítulo:

Dublín
Era un hecho que Bruno Harper y Ian Williams estaban aterrorizados. Una sensación de que,
aunque incómodo para cualquiera que trate de alejar de sus vidas. Cueste lo que cueste.
El doloroso recuerdo del incidente que Harper había sufrido, inmediatamente vino a su
Mente y la cabeza fría voluntad de Bruno, que, en ese momento

Sólo podía pensar en lo trágico.
Se aferra al poder el volante, por lo que su cuerpo una gran cantidad de energía y la emoción era.
Tras el impacto era puro instinto, cierra los ojos firmemente reprimir Buscar
cada una de las imágenes que han pasado por mi cabeza. Una y otra vez, todo se repite.
Para Bruno era algo que no podía hacer frente. Fue por decir algo para Ian, y
Él sabía que él era el primer paso tenía que hacer.

Williams joven se bajó del coche y se acercó con cautela a la parte delantera de la misma. ahi esta
Lucía espera que, muy asustado y confundido, el tobillo derecho antes de tomar mecedora
Dolor.

Aunque no mostró herido de gravedad trazó una sorpresa que encontró
Preocupante. Aturdido por el golpe, respirando con dificultad; entre su excitación,
Traicionó exagerada toda suya.
Para obtener más información, levantó la vista y se encontró con un extraño que ha estudiado
Miedo. De inmediato se dio cuenta de que estos ojos fijos manchadas
Terror; y tuvo éxito las palabras para decir que él pensaba que tenía que escuchar.
Tengo que estaba bien para casi un suspiro.

Ian asintió, como demuestra el hecho de aturdido otro wenig’war. Hizo
un poco en respuesta a Lucía y algo de confianza ‘de lo que ve. Dar un paso libre a
Alivio.
Se emitió, Bruno volvió los ojos, pero se encontró que no fue devuelto. tenía su
clavada en el suelo. Ella tiembla como una tormenta de primavera.
El Williams personas mayores (5 minutos mayor que el caprichosa Sarah) golpeó con el puño
Capó del coche para buscar la atención de su amigo. Bruno para levantar la cara, se encontró
Ian era mucho más tranquilo y relajado. Era la prueba concreta de que ningún daño tenía
sucedido.

Por primera vez después del accidente, Bruno Harper puede respirar sin sentir el pecho
Se rompió en mil pedazos.

Durante los primeros minutos, había muchas personas en todo Lucy sorprendieron. Alguna cosa
en repetidas ocasiones se le preguntó a los transeúntes (y casi hasta la saciedad) cuando es bien si
Necesitaba algo. Otros han asegurado que la ambulancia vendrá por ella, no tenía
Preocuparse de nada. Excepto por el dolor, por supuesto.
En la distancia fueron los que se preocupaban poco como si hubieran sucedido, hizo, el video
o imágenes. Con ellos estaba particularmente vulnerables; como un pobre animal
Zoo expuesto a la mirada en blanco de toda la compasión por los demás. Lucía odiaba esa sensación. Tanto
más como parques zoológicos.

Con el tiempo la ciudad llegó a su frenesí natural. El tráfico continuó su curso,
aunque un ritmo lento, fue y personas fuera de ella. Las vidas de los demás a la espalda de relojería
habitual y rutinaria.

Lucía comenzó a sentir un poco más cómodo. Ya no me sentía tanto dolor y estaba tranquilo, confiado su bienestar en los dos caballeros que permanecían a su lado.
La chica con el pelo largo y rubio, ojos saltones y una sonrisa tremendamente devastador,
Se puso en cuclillas a su lado y dijo, sin reservas. Él trató de entretener. Para distraerla,
No es la desesperación de la espera.

El otro hombre, de tez oscura y pelo, con características casi perfectas (que tenía
oscureció más de lo que puede admitir), brillo, manteniendo sus tobillos. suavemente
con una cierta dulzura.
Tan pronto como él se acercó, y luego hasta el presente, Bruno comenzó a ver
cuidado y ver su cuerpo seguro de que no hará nada grave.
Aunque metodológicamente, fue respetuoso y amigable. Parecía un experto en el campo, y se permitió a esta
Cuidado.

En el segundo de los dos jóvenes se habían imaginado y habían colocado entre excusas y
Atención, sabía que podía confiar en ella.
Lucía no tenía ninguna duda de que eran buenas personas. Y creyeron en la buena gente son
dura mientras se aferraba a la idea de que el mundo de la bondad estaba lleno. En primer lugar, Lucía
Dante tenía una visión optimista de la vida.

Ipsa – Natali Pignanelli.epub
Ipsa – Natali Pignanelli.pdf

Ir arriba