Libro La fórmula deseada Gratis en PDF, ePub

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Resumen

Descargar La fórmula deseada de Menchu Garcerán Después de años de investigación, Diana Manetti ha encontrado la fórmula de un medicamento que parece aliviar una enfermedad dolorosa.

Las horas de investigación han dado sus frutos y se ha convertido en una parte importante del trabajo en el laboratorio para la industria farmacéutica. Una mañana, entra en su oficina, todo está al revés y de inmediato sintió un fuerte golpe en la cabeza que su inconsciente. Cuando se despierta,

un imponente participa ángel. Adam Howard, el propietario de los laboratorios no puede creer que alguien entrar en su laboratorio. Si se acaba de descubrir la intención que se hizo con la fórmula? ¡Estas listo! Él está dispuesto a protegerla con su vida, si es necesario. Pero la protección fórmula no es su único objetivo; La principal es Diana para compensar una mujer que no sólo toma Pharmaceutical Industries para las portadas de revistas clínicas, pero obtendrá algo más importante que su negocio: su corazón!
expediente

Título: deseado fórmula
Autores: Menchú GARCERAN
Editorial: Plaza & Janes
Fecha: December 25, 2019
Tamaño: 1.39MB
Idiomas: Español
Literatura: Los libros de ficción
ASIN: B082XJXF3J
Páginas: 321
El formato de descarga: epub y pdf

Leer el primer capítulo:

La visita de un ángel

dolor de cuello estrecho hizo su camino a través de su nueva confianza.
Al abrir los ojos lentamente, ver lo que luego se sella antes y. Entonces el
Se abrió de nuevo. La cifra seguía allí, no se había movido ni un ápice. Su cerebro funcionaba
Poco a poco, tal vez incluso trabajar un poco. Eso fue; Murió y fue
Paraíso. La prueba era el ángel antes que él.

Siempre tuve que los ángeles escuchan
Tienen relaciones sexuales. Mentira. Esto era y eran de sexo masculino. Ciertamente. Un ángel negro; pelo oscuro y ojos
un color dorado imposible. Él olía a cuero; desde luego que salió de la chaqueta, por lo
negro como su pelo. Diana pensó que los labios deben ser decorados con una sonrisa muy
tonto, pero la vista se sintió en la gloria. La sonrisa se ha convertido en un gesto
incómodo cuando sacudió semi-dios.

Parecía gritar. Y porque era imposible
ni los ángeles, ni se empujaban llamados recién llegados en el paraíso. Este particular, el vino nuevo
de mal humor, dijo mientras cerraba los ojos.
La señorita Manetti, despierta. no hay sueño. Adam dibujó una
Suavidad que las mentiras castigado el tono de su voz. No podía permitir volver
inconsciente.

A su llegada a España, Adam decidió ir fuera del hotel, sin pasar por la oficina;
Armiñana quería antes de encontrar enviado a casa era, pero fracasó. él
Servicio de seguridad le informó que la única persona que queda en el edificio era el
La señorita Manetti.

Puesto que ella era la causa de su viaje, se decidió promover su trabajo y era
Investigación. De acuerdo con que había encontrado; en no muy buen estado, pero no hay un estado, mintiendo
en el suelo en un poco, posición forzada. capa blanca dos dimensiones es necesario,
Contrasta con jeans ajustados que se adaptan perfectamente a sus pies
tiempo de trenzado.

Un escalofrío corrió por su cuerpo ante la idea de lo que podría ser el
Como resultado de esta posición. Se arrodilló a su lado y descubrió que estaba todavía vivo. Inconsciente
pero vivo. Un suspiro de alivio escapó de sus labios. Se pasó las manos por el cuerpo
Verificación de daños; un bulto en sus marcas en la cabeza el lugar donde se había encontrado. y mucho más
tranquilo, observaba cuidadosamente. Tenía un color de grano grueso melena moteado,
filamentos más clara. Yo sabía que era suave, ya que se deslizó a través de sus dedos
durante la comprobación de la cabeza.

que había visto cerrar los ojos durante unos segundos,
un profundo azul oscuro, un poco, por las consecuencias del golpe en la sombra. Y quería
Mirarla. Tenía su propia espalda; si lo hiciera, sería necesario pedir ayuda. Perder
Manetti, ¿puedes oírme? Él todavía estaba arrodillado a su lado, preguntándose qué pasaría.

Se habríacaído o atacado? Si el pasado eran, tenían un problema.
Ella agitó y abrió los ojos, se dio cuenta extraño. intentó
Unite dice algo ininteligible.
No se mueva, dije, mientras descansaba una gran mano morena en su
Hombro-. Se hace algo mal?

Tomó una mano alrededor de su cuello, e hizo un gesto de decepción. Se detuvo el movimiento.
No lo toques. Tiene un golpe agradable. ¿Todo lo demas?
Diana brevemente sacudido a mover la cabeza.

LA FORMULA DESEADA – Menchu Garceran.epub
LA FORMULA DESEADA – Menchu Garceran.pdf

Ir arriba