La séptima mujer

La séptima mujer

Resumen

Descargar La séptima mujer de Frédérique Molay El legendario Quai des Orfebres, la sede de la policía judicial en París, Nico Sirsky sufren más estrés en el estómago puede contener. Al regresar de una visita a la hermosa Dra Caroline Dalry ha informado de que una mujer fue encontrado muerto y mutilado terriblemente

Al día siguiente murió otra mujer en unas circunstancias similares. En el espejo del baño, el asesino ha publicado en la sangre: «»Siete días, siete mujeres.»» Dedicar Qué tipo de juego macabro de psicópatas? Nico cabo Sirsky necesidad antes de la ola de delincuencia que afectan a su entorno inmediato.

Comisionado de Nico y su equipo se enfrentaron a un asesino que está bien versado sobre el mundo de la policía y la vida interior de los protagonistas.

Leer el primer capítulo:

Marie-Helene
Se ha visto afectado; Dificultad para respirar, sequedad de boca, con un nudo en la garganta … en otoño
gratis. Tenía un encanto irresistible; unos treinta y cinco, setenta metros, cuerpo delgado,
pelo castaño y corto, ojos marrones mejoradas por los marcos discretos de sus gafas.

expediente

Título: La última casa a la playa
Autores: Frédérique Molay
Fecha 5 de febrero 2020
Tamaño: 0.95MB
Idiomas: Español
Literatura: Los libros de ficción
ASIN: B00GX96FUG
Páginas: 426
El formato de descarga: epub y pdf

Su eradulce y alegre voz. Mirada, cálido y vivo, fue tranquilizador, su sonrisa
Encendió su rostro, una sonrisa hermosa.
No había palabras para resumir lo que sentía. Se quedó sin reaccionar seguido de cerca.
Se sentía como un adolescente lleno de granos de la tapa de Playboy subyugado.

Sirsky Sir, ¿verdad? preguntó, sentado detrás de su escritorio, los dedos
Son claves mecánicamente con un lápiz óptico.
El asintió.
Nico Sirsky. ¿Nico es su nombre? El siguiente fue una voz tan excepcional
Ojalá el tiempo aceptable en absoluto.
Sí, no es un apodo.

-¿Cuál es tu fecha de nacimiento?
-11 enero durante 38 años.
‘¿Y qué estás haciendo?
-Estoy divorciado.
Es extraño decirlo, pero fue el primero que me vino a la mente de ella. estaba casado

demasiado joven a los veintidós años, y tuvo un hijo. Las mujeres solteras no están interesados
Aunque no es tan sexual. De hecho, ninguno de ellos había causado
tal impresión. Se cree que este absurdo Es sólo en novelas o películas.
El Sr. Sirsky? , De inmediato la chica.

Vio en las manos de las mujeres. No llevaba Alianza.
El Sr. Sirsky?
-¿Que quieres saber? preguntó, confundido.
-¡Cuál es su profesión, con el que acaba de publicar!
Se comportó como un idiota …

Comisario Jefe de la división.
¿Y mas especificamente?
-Head de la brigada criminal de la policía judicial de París.
, En Quai des orfèvres número 36 [1]
-Esto es.

Supongo que una tarea agotadora.
-Es verdad. Pero no creo que más de la suya.
La mujer sonrió. Fue maravilloso.
, Por lo que envía a su hermano, el Dr. Perrin se sentó con un tono de conversación
trivial.

Su hermana había insistido; Era como una segunda madre para él.
¿Que pasó exactamente?
-Nada serio.
Te piden que me deje ser el que decide el Sr. Sirsky.
Hace -de unos tres meses, me duele el estómago.
‘¿Fuiste al doctor?

-Nunca.
¿Qué es este dolor?
Como celo tomó un suspiro. A veces, como un calambre …
Confiesa una debilidad no estaba en su carácter.

Es más ansiosos o más cansado de lo habitual?
Hizo una mueca de duda. Su trabajo fue doloroso; Se despertó en la noche
plagado por la imagen del cuerpo con sangre. No se puede compartir el miedo
atacado. ¿Quién lo hubiera hecho? Con sus colegas? Era cierto que de vez en cuando
Pasaron un par de noches en broma cadáveres como para asustar

Espíritu. Pero, de hecho, esta práctica describe la telenovela no fue
barato. Es mejor mantener los pies en el suelo, que estaba en casa se encuentran,
la familia y las necesidades de la vida diaria. Pequeñas preocupaciones tenían la ventaja
Olvidé aprender las situaciones sucias durante el día. Por esta razón había decidido

tomar los hombres casados, padres: El ochenta por ciento de los empleados respondió a
este criterio. Este saldo fue necesaria para soportar la presión de los casos de la brigada
delincuente; pero él no ha respetado impuesta por otra regla.
Sir Sirsky no ha respondido a mi pregunta lo irritó.

Tomó un aire de descontento ha entendido claramente su partido ya que su
Los esfuerzos fueron en vano. Él atraería, lo cambiado y el sujeto.
Si se quema siente que ha encontrado una manera de calmarlo?
Traté de comer, pero no está mejorando.
Decapado y ahora se encuentran en la camilla.

¿Hay que desnudarse … todo?
Quizás su ropa interior.
Se levantó y siguió un poco de vergüenza. Alto y musculoso, con el pelo rubio y los ojos
azul, mujeres fantásticas. Se acercó y puso las manos sobre el vientre lisa
examen medico.

Comisionado estremeció. Llegaron evoca imágenes eróticas. suspiro
de acuerdo a.
¿Eso no está bien? Estaba preocupado, el médico Dalry.

La septima mujer – Frederique Molay.epub
La septima mujer – Frederique Molay.pdf

Ir arriba