Libro Lo que no te mata te hace más fuerte [PDF] [EPUB]

Descargar Libro:

Ficha Técnica

Título: Lo que no te mata te hace más fuerte, de David Lagercrantzd
Fecha: 18 nov 2020
Tamaño: 5.96MB
Genero: Novelas Románticas

Resumen:

Leí la trilogía de Millennium hace tantos años que ni siquiera la recuerdo, pero lo que recordaba perfectamente era que me gustaban mucho, que eran uno de esos libros que cuentas los días antes de que salga el siguiente una vez que terminas el primero. Por eso me alegré de volver a ver a Mikael Blomkvist y a Libeth Salander cuando me enteré de que salía una cuarta entrega, incluso con un cambio de autor, esos curiosos personajes que casi todo el mundo conoce, si no por las novelas, por las películas. No lo vamos a negar después de que saliera me llevó un tiempo empezar con este cuarto capítulo, pero con el lanzamiento anticipado del quinto, decidí que era hora de empezar con Lo que no te mata, te hace más fuerte», Millennium 4, de la mano de David Lagercrantz esta vez.

Como dije, este cuarto capítulo salió hace unos años, lo que es de hecho, 8 años menos que el tercer volumen de la trilogía que se ha convertido en una saga. Muchas fueron las exigencias que se le plantearon a este autor y muchos se mostraron reacios a saber cómo mantener el nivel y el estilo de su predecesor Stieg Larsson, un autor que marcó un antes y un después en la novela negra del Milenio.

Han pasado tantos años desde que leí la trilogía que si se nota la diferencia de estilo o narrativa de un autor a otro, lo único que puedo asegurar es que los personajes no han perdido su esencia y que Mikael Blomkvist vuelve a ser el intrépido periodista de investigación en busca de una primicia que ponga al descubierto otro escándalo y Lisbeth Salander i. Una Lisbeth que le sirve sin gustarle la gente y que tiene su manera de hacer y de hacer las cosas y tiene su manera de resolver los problemas por encima de todo.

La diferencia que he encontrado entre Lo que no te destruye te hace más fuerte y los libros anteriores es que siempre había una pieza en los tres primeros que escribió Stieg Larsson, aburrida para mi gusto, una pieza que se podía resumir en la tercera parte de las páginas sobre lo que nos contaba a mi manera de pensar. En cambio, en esta cuarta entrega del Milenio,

David Lagercrantz ha conseguido evitar esto, que no te mata, te hace más fuerte, y aunque no puedo garantizar que sea una lectura frenética o que entre en juego desde el principio, no hay ningún punto en el que la lectura se vuelva engorrosa como me pasó con los libros anteriores.

Vamos a conocer a un Mikael Blomkvist en Lo que no te mata, te hace más fuerte, que no encuentra un tema lo suficientemente fascinante como para concentrarse en investigar y rematar Millenium, la revista que tanto le dio está de vuelta en horas bajas y necesitan una bomba ahora más que nunca.

En el otro lado, encontramos a Balder, un informático que trabaja en la inteligencia de las máquinas, tratando de no exceder la inteligencia tanto como para que sea superior a la de los humanos y se vuelva arriesgada. Balder, sin embargo, será asesinado por un séquito de expertos y el único testigo que quedará será August, el hijo de Balder, que es discapacitado, pero no cualquier discapacitado, es un erudito que le da una asombrosa habilidad para dibujar escenas de precisión milimétrica y matemática que se ven.

Y tenemos a Lisbeth Salander, por otro lado, haciendo una de sus incursiones en la máquina, esta vez en la NSA. Esto enfurecerá a los altos directivos de la empresa que comenzarán a buscar al hacker que no sólo hizo visibles todos los agujeros de seguridad en su sistema, sino que también logró encontrar elementos que no deberían salir a la luz.

En algún momento, como es de esperar, todas las tramas se unen en una sola, pero tendrás que progresar mucho en la lectura para averiguar cómo. Y tal vez esto es lo que más me costó de la novela: hay dos, incluso tres, tramas que progresan en paralelo durante mucho tiempo, y no es hasta una lectura bien avanzada que se puede comprender cuál es el hilo conductor entre ellas. Por supuesto, la trama tendrá un ritmo frenético hasta que tengamos claro dónde va cada historia y cómo se unen, el suspenso aumentará y no podremos dejar de leer hasta el final.

Como en las novelas anteriores, la mezcla de fuerzas de seguridad que entran en juego, que se interponen entre sí y que no puedo entender por qué no cooperan entre sí, fue otra cosa que me costó. Reconozco que en los Estados Unidos hay algo que funciona así y que me resulta difícil porque agencias como la SAPO, la FRA, el FBI… Aquí no hay personajes, pero hay tantos personajes para mi gusto, muy poca trama, y a veces es un poco difícil de entender para alguien que no está familiarizado con estos cuerpos.

Otro incentivo para esta novela es que vamos a aprender un poco más sobre la vida de Lisbeth, y vamos a apreciar un poco más el extraño personaje de nuestro hacker favorito.

Por último, sin hablar de los temas tratados en Lo que no te destruye te hace más fuerte, no quiero acabar haciéndote más fuerte y eso me parece muy interesante: el peligro de los avances técnicos y lo mal que se utilizan pueden llevar a la catástrofe, los efectos comerciales a toda escala y la idea de savant. De hecho, fue la primera vez que escuché la palabra y me gustó aprender un poco más sobre esta condición y las diversas formas que pueden darse, así como que pueden convertirse en verdaderos genios con una educación adecuada.

Y no quiero olvidarme de mencionar el gran trabajo de documentación que tuvo que hacer el autor para escribir una trama como esta en la que la informática y las matemáticas están tan presentes y son tan relevantes para aclarar parte de la narración. Todo ello sin que el lector se confunda en ningún momento.

En conclusión, en Lo que no te mata, te hace más fuerte vamos a encontrarnos con la esencia de Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander (además de algunos otros personajes que también conocíamos de antes), vamos a vislumbrar de nuevo la sombra de

Zalachenko y vamos a disfrutar una vez más de las aventuras de estos personajes que se ayudan mutuamente a su manera: Lisbeth persiguiendo a sus fantasmas e intentando que los malos paguen por sus errores y Mikael intentando exponer una vez más que no todo es oro lo que reluce. Una historia que te mantendrá enganchado hasta el final sin un ritmo frenético y que te dejará una vez más con ganas de saber qué pasará en la próxima entrega que ya tenemos en las librerías: el tipo que persiguió a su sombra. En la desafiante tarea de mantener el estándar del Milenio, creo que David Lagercrantz ha tenido éxito.

Deja un comentario