Libro Rosa Luxemburg o el precio de la libertad [PDF] [EPUB]

Ficha Técnica

Título: Rosa Luxemburg o el precio de la libertad
Autores: AA. VV.
Fecha: 28 oct 2020
Tamaño: 1.12MB
Idiomas: Español
Genero: Libros de Historia

Resumen:

¿Significaría eso que esta guerra no es factible en los países no democráticos? Por el contrario, el revolucionario polaco argumenta que la conciencia de clase se establece en la lucha por la democracia. Piensa en países como Rusia, como Polonia, sin duda donde aún no hay democracia y donde la conciencia revolucionaria se despierta precisamente en la lucha por la democracia.

Sin embargo, posiblemente piensa también en Alemania Wilhelmina, donde la lucha por la democracia está lejos de haber terminado y su principal foco histórico se encuentra en el movimiento socialista. En cualquier caso, lejos de ignorar los «modos democráticos» que ella distingue de sus herramientas y explotación burguesas, asocia estrechamente los destinos de estos modos con los del movimiento obrero. La estrategia de Rosa es una revolución proletaria armada e insurreccional (más aún que en Antonio Gramsci) aunque no logró el equilibrio dialéctico necesario entre la intervención impecable, la iniciativa popular y el partido en su prolongada lucha contra la burocracia socialdemócrata de su partido, contra los Kautsky / Bernstein. Uno de los elementos más importantes de esta biografía de alto nivel es su continuo enfoque en la defensa estratégica de Rosa de la posición del proletariado como tema revolucionario. En este ensayo, la galería de los grandes revolucionarios marxistas del siglo XX se incorpora sin duda alguna a la defensa intransigente de la revolución comunista y a la convergencia del marxismo con la vanguardia más combativa de los trabajadores.

Aunque la revolución de 1905 no puede ser imitada en Alemania en los años 1905 a 1914, la práctica cotidiana de la socialdemocracia podría, en cambio, transformarse perfectamente de arriba abajo, reorientarse en una práctica y una educación cada vez más revolucionarias que prepararan a las masas para la confrontación con la clase burguesa y el aparato estatal. Al negarse a hacerlo, al atenerse a fórmulas que perdían poco a poco su sentido ante el «inevitable» triunfo del socialismo, la burguesía y el inminente «retiro» del gobierno burgués ante el «poder tranquilo y pacífico» de los trabajadores, los dirigentes del SPD cosieron el grano de las amargas cosechas de 1914, 1919 y 1933 durante esos años cruciales. Los textos de Rosa son inalienables en los grandes temas de la lucha de clases. También de Lenin y Trotsky, por ejemplo, con la debida crítica. De poco le sirve, por lo tanto, a Rosa Luxemburgo, que pretende reinventar su obra o su carácter histórico como aliada revolucionaria del anarquismo, de la demia-autonomía, como socialista «democrática» en la lucha contra el socialismo en Lenin / Trotsky o aún menos con una Rosa anti-partido.

«El Albergue», escrito en 1912, habla de las formas violentas en los refugios de los trabajadores desde el asesinato hasta el trabajo. La carta de Sophie Liebknecht desde la prisión el 24 de diciembre de 1917, «Me imagino más pogromos contra los judíos en Alemania…», ofrece una evaluación de la situación que Rosa había estado haciendo con respecto a la Revolución de Octubre y, al mismo tiempo, comenta su vida en prisión. Por último, se dirige a los lectores la «Revolución Rusa», uno de los documentos más polémicos de Rosa Luxemburgo, en el que expresa su apoyo sólo cuando tiene la capacidad de insertar una democracia en su creación en el contexto de la independencia. En primer lugar, tiende a afirmar que la clase obrera no podrá cambiar la sociedad gracias a la democracia.

Es fundamentalmente esquemático – y nada válido para Rosa – que Lenin sólo se apega a la conciencia «exterior» y que Rosa es la guardiana de la conciencia que surge del «exterior». Incluso el mejor de los que intentan llevar a cabo esta operación racional (en realidad ilógica, desleal a Rosa) debe estar de acuerdo en que la última Rosa no vio ninguna condición para una huelga de masas sin que el partido tomara su dirección política. Hay tres textos escogidos que incluyen el segundo bloque de este libro, Obras Escogidas.

Lo vivió en prisión durante la revolución rusa y escribió su crítica a Lenin y a los bolcheviques que, en aras de la conquista del poder, habían abandonado la democracia. De esta polémica provienen sus palabras frecuentemente citadas sobre la igualdad política, que significaría la «igualdad de todos los que piensan diferente».

En el espacio de un breve examen, no tendremos la oportunidad de explorar las diversas facetas del trabajo de su biógrafo. Desde la posición de una huelga de masas, su crítica al reformismo, al economicismo, al sindicalismo, al gradualismo parlamentario, al engaño ministerial (implicación socialista en los gobiernos capitalistas), hasta la colaboración de clase dirigida por Karl Kautsky que ya había degenerado y que ahora ayuda a su burguesía imperialista en la guerra. Pero son innovaciones de plena validez en la batalla para crear una nueva conciencia marxista hoy en día. En su afirmación de ser el mejor marxismo (aunque en el libro de Marx La acumulación de capital también polemizó algunas de sus ideas economistas), argumentó a favor del internacionalismo como una forma de pensar y de vivir. El Manifiesto Comunista concluyó con el popular «¡Proletarios de todas las naciones, uníos!

Antes de ellos, había tan poco pelo en la lengua como antes de la dirección del partido o del congreso. El 15 de junio, Luxemburgo cayó en manos de las tropas del Freikorps de Berlín, fue asesinado y su cuerpo forzado al Landwehrkanal. No se puede aprender a nadar sin saltar al mar.

Los partidos socialdemócratas siempre han sostenido que los trabajadores deben negarse a luchar en caso de guerra entre las fuerzas capitalistas y convocar una huelga general (la «huelga de masas» de Luxemburgo). Sin embargo, en el momento decisivo, el SPD, la facción más fuerte y poderosa de la Segunda Internacional, ha optado por los préstamos de guerra y el resto, con más de un millón de miembros. A partir de ese momento, se convierte en 1916 en la Liga Espartaquista, comunidad marxista que más tarde será la raíz del Partido Comunista Alemán. Al final de la guerra, junto con el alemán Karl Liebknecht, fundó el periódico La Bandera Roja.

Esto no condujo a una estrategia izquierdista centrada en la lógica de la guerra civil. Durante la Revolución Alemana de noviembre, vio la oportunidad histórica de una república democrática que eventualmente abriría el camino a una agenda socialista. Fue uno de los líderes del Partido Comunista Alemán en diciembre de 1918 y experimentó una inmediata y grave derrota electoral porque la mayoría de los congresistas no querían saber nada de las elecciones a la Asamblea Nacional. Luxemburgo vio la rebelión espontánea de enero de 1919 como una locura colosal, no sólo por razones de táctica. También las indignadas multitudes en las calles cometerán graves errores por parte de los trabajadores revolucionarios.

Deja un comentario